J. L. Borges

Ficciones - 1944

Obra imprescindible de la literatura contemporánea, sus cuentos pertenecen a la categoría de las páginas antológicas.

La primera parte, El jardín de senderos que se bifurcan (1941), reúne el relato policial del mismo nombre, dos notas sobre libros imaginarios: “Tlon, Uqbar, Orbis Tertius” y “Examen de la obra de Herbert Quain”, y cuatro cuentos de índole fantástica: “Pierre Menard, autor del Quijote”, “Las ruinas circulares”, “La lotería en Babilonia” y “La biblioteca de Babel”.

En la segunda parte, Artificios (1944), se incluyen, entre otros, “La muerte y la brújula”, de corte filosófico-policial; “Funes el memorioso”, metáfora sobre el insomnio; “Tema del traidor y del héroe”, acerca de un mismo destino que pierde y que redime; y “El Sur”, cuento preferido del autor.

“Ficciones” fue la primera obra de Borges que obtuvo cierto reconocimiento, tanto en Argentina como en el extranjero. Publicada en 1944, consiguió el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores, y abrió las puertas a su autor para el prestigio creciente que atesoraría más tarde.

Y todo ello porque “Ficciones” es un libro increíble. Hay quien dice que uno debe leer a Borges una vez en la vida, por lo menos, aunque luego reniegue de él, porque de sus obras se extraen conocimientos que no se pueden sacar de ninguna otra parte. Yo, desde luego, estoy de acuerdo, y lo he leído y releído varias veces.

El cuento que abre la serie, “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, nos habla sobre el descubrimiento del propio autor de un libro en el que se narra la historia de un mundo imaginario, Tlön, dotado de unas reglas físicas más bien alucinantes. El pequeño texto “Pierre Menard, autor de El Quijote” es una maravilla sobre la creación y la originalidad. “La lotería de Babilonia”, donde Borges juega con el azar (otro de sus temas preferidos) de un modo en extremo cruel. Y, finalmente, “La biblioteca de Babel” con otros leits motifs borgianos (los libros, los laberintos) y que se ha convertido en un clásico del cuento por su imaginación, su originalidad y su planteamiento.

Entre las historias de la segunda serie, “Artificios”, cabe destacar “Funes el memorioso”, espléndido ejercicio narrativo sobre la fuerza y la condena de la memoria, que Borges desarrolla de una manera muy peculiar, y que ha sido repetido y plagiado hasta el infinito; o también “La muerte y la brújula”, uno de esos textos tan característicos de Borges, en el que mezcla su pasión por la matemática y la filosofía con una historia clásica de detectives.

Articulos relacionados

26 Noviembre, 2017

Memorias de Adriano

2 Julio, 2017

Ficciones

Dejar un comentario